image Reserva tu hora en línea image Unidad de Rescate (solo en Región Metropolitana): 2 2728 5000 image Mesa Central: 2 2395 4000

A cuidar el corazón desde niños

Cardiólogos coinciden en que el cuidado de este importante órgano se inicia desde los primeros días de vida, debiendo estar los padres atentos en todo momento a pequeñas señales de alerta.

 

El 49% de los adultos cree que el cuidado del corazón se debe realizar a partir de los 30 años, plena adultez y cuando los hábitos alimenticios y de actividad física ya están instalados en sus vidas cotidianas.

Sin embargo, los especialistas coinciden en que la única forma de cuidar bien el corazón es educando desde pequeños hacia el desarrollo de una vida saludable, sustentada en una alimentación sana y actividad física continua que estimule y fortalezca años tras año a este importante músculo.

Según la cardióloga infantil de Clínica Tabancura, Dra. Patricia Urriola, “el cuidado del corazón debe de iniciarse desde la niñez para evitar la patología cardiovascular del adulto, que es la primera causa de mortalidad. Además, hay un aumento de problemas cardíacos en recién nacidos debido a partos en edades muy avanzadas”, añade la especialista.

En el caso de los lactantes, advierte la Dra. Urriola, “es importante estar atentos a síntomas como disnea en el momento de la alimentación – dificultad para respirar-  y presencia de cianosis, es decir, piel azulada”.

Por otro lado, es cada vez más común en los colegios la presión para uso de psicofármacos para tratar el déficit atencional, aumentando el  riesgo de arritmias.

Para niños de esta edad, es importante además estar atentos a síntomas como pérdida repentina y pasajera del conocimiento por falta de riego sanguíneo en el cerebro (lipotimia), dolor en la región del pecho o precordial al practicar algún ejercicio o tener taquicardia sin motivo aparente.

Vida sana, corazón sano

Chile tiene una de las más altas más altas de obesidad infantil que lleva a la alteración del colesterol, para luego pasar al compromiso coronario que comienza en la niñez y se manifiesta de manera importante en la vida adulta.

 

Según la Dra. Urriola lo primero es fomentar y educar en torno a una dieta equilibrada, evitando las grasas, el alto contenido calórico, disminuir la ingesta de sal y azúcares. “Es importantísimo evitar la obesidad en los niños, pues esta condición puede generar problemas como hipertensión, diabetes e índices de colesterol alterados”, enfatiza.

 

“Estamos frente a una generación muy asociada a los juegos tecnológicos y han dejado de lado la actividad física que es crucial, ya que favorece el aumento de colesterol bueno (HDL) que disminuye las enfermedades crónicas del adulto. Es importante promover el deporte y actividades tan simples como preferir las escaleras o salir a caminar en familia”, finaliza la especialista de Clínica Tabancura.

Share Button