image Reserva tu hora en línea image Mesa Central: 2 2395 4000

Depresión: una enfermedad cada vez más común

Suele gatillar un cuadro de tristeza y decaimiento y/o de pérdida de interés y del placer en la realización de actividades que solían ser del agrado de la persona afectada

Ocasionalmente, todos nos sentimos melancólicos o tristes, pero estos sentimientos, por lo general, son pasajeros y desaparecen en unos días. Cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y el desempeño normal y causa dolor tanto para quien padece el trastorno, como para quienes se preocupan por él o ella.

La depresión, que se da más en mujeres que en hombres, es la principal causa mundial de discapacidad y puede comenzar a cualquier edad, pero suele darse más en la juventud o en adultos jóvenes. Afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y en Chile a más de 840 mil personas mayores de 15 años.

Existen muchas causas del por qué se produce, incluyendo factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos. Las depresiones que son bien  diagnosticadas, no corresponden únicamente a una baja de ánimo, sino algo en el cerebro con alteraciones de los neurotransmisores, esencialmente de origen hereditario y genético.

FACTORES Y AGENTES DESENCADENANTES DE LA DEPRESIÓN

Para el Dr. Carlos Flores, neurólogo de Clínica Tabancura, las razones para caer en un estado depresivo son muy variadas. Algunas personas caen en depresión clínica cuando experimentan un acontecimiento emotivo en sus vidas, por ejemplo, cuando se pierde el trabajo o se termina una relación amorosa importante.

“A otras personas les puede afectar como resultado de una suma de factores y acontecimientos: cuando migramos y dejamos en nuestro país a la familia y amigos queridos; cuando sentimos falta de habilidad para comunicarnos; cuando nos resulta difícil entender e integrarnos a una nueva cultura. Sin embargo, hay gente que puede llegar a sentirse deprimida sin ninguna advertencia previa”, afirma el especialista.

Paralelamente, pueden aparecer otros factores externos que terminan gatillando esta enfermedad, tales como:

  • Presencia de otras enfermedades tales como Alzheimer, cáncer, diabetes, afecciones al corazón, desórdenes hormonales, mal de Parkinson, trombosis, ansiedad o trastornos de la alimentación.
  • Abuso de alcohol y drogas, cuando se tiene problemas de este tipo, aumenta la probabilidad de desarrollar una depresión mayor.

La depresión es una enfermedad clínica grave. Es más que sentirse triste por algunos días, ya que esos sentimientos no desaparecen, todo lo contrario, persisten e interfieren con la vida cotidiana. El Dr. Flores, afirma que hay que tener ojo cuando aparecen los siguientes síntomas:

  • Sentirse triste o “vacío”
  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas
  • Aumento o pérdida del apetito
  • No poder dormir o dormir en exceso
  • Sentirse constantemente cansado
  • Sentirse sin esperanzas, irritable, ansioso o culpable
  • Dolores de cabeza, calambres o problemas digestivos
  • Ideas de muerte

Todos hemos sentido alguna vez una inmensa tristeza en nuestras vidas. Esto es normal, pero si esta tristeza o actitud depresiva continúa por más de dos semanas, se debe buscar ayuda. Estar deprimido clínicamente no es normal.

TRATAMIENTOS

Uno puede volver a tomar el control de su vida, no es necesario vivir sintiéndose ansioso, triste e irritable, tampoco se necesita pasar noches en vela. Básicamente, se eleva el estado de ánimo con fármacos antidepresivos, a veces ansiolíticos e hipnóticos.

Según el Dr. Carlos Flores, los medicamentos comunes para el tratamiento de la depresión son los antidepresivos, los cuales restablecen el equilibrio químico normal de las partes del cerebro que tienen que ver con las emociones.

“No crean hábito, ni cambian nuestra personalidad, más bien ayudan a tener un mejor estado de ánimo, así como a mejorar nuestros patrones de apetito y sueño. Normalmente los antidepresivos necesitan tiempo para que alcancen todo su potencial, es decir, no actúan sobre nuestro organismo de manera inmediata”, afirma el especialista.

Por otro lado, la psicoterapia es muy importante porque ofrece la oportunidad de identificar los factores que contribuyen a su depresión y a afrontar eficazmente las causas psicológicas, conductuales, interpersonales y situacionales.

“Se logra ayudar a las personas a recuperar el control y placer de la vida. La psicoterapia ayuda a las personas a ver las opciones que tiene, así como a incorporar gradualmente actividades placenteras y satisfactorias nuevamente en sus vidas”, señala el neurólogo.

Las causas de la depresión no siempre son evidentes de inmediato, por lo que el trastorno requiere la evaluación cuidadosa y el diagnóstico de un profesional de la atención médica de salud mental.

Share Button