image Reserva tu hora en línea image Unidad de Rescate (solo en Región Metropolitana): 2 2728 5000 image Mesa Central: 2 2395 4000

Halloween; Atención en la dulce espera de golosinas  

Revisar y comparar las etiquetas de los dulces para esta fiesta es una de las premisas que debe tener todo padre para bajar la ingesta de azúcar, grasas y calorías totales de sus pequeños

Se aproxima la época más dulce y divertida para los niños; la noche de Halloween. En ella la creatividad se apropia de múltiples disfraces y las ansias de juntar la mayor cantidad de dulces, frente a cada puerta consultada, se apodera de los más pequeños de la casa.

Sin embargo, es importante considerar que el consumo excesivo de dulces en niños contribuye al aumento de peso por sus azúcares refinados y  las grandes cantidades de grasas de los chocolates pueden provocar intoxicaciones alimentarias y problemas dentales.

El Dr. Raúl Vargas, pediatra de Clínica Tabancura, entrega diferentes consejos prácticos para que los padres puedan aplicar en Halloween, tales como evitar entregar solamente dulces, y añadir snacks saludables, limitar la cantidad de tiempo del azúcar cuando está en contacto con los dientes de su hijo, enseñarles a los niños a comer todo tipo de alimentos con moderación, y regular la ingesta de dulces que pueden haber recibido sus hijos, como asimismo preparar “engañitos” y dulces para los niños.

Para el especialista es muy importante “sólo entregarles un porcentaje reducido de dulces, por ejemplo el 20%, y reemplazar el 80% por otros “engañitos” como por globos, yoyos, trompos, pulseras, anillos plásticos, tatuajes, sticker o pegatinas, antifaces, gafas plásticas, dientes falsos, bigotes falsos, barra de luz, etc”, afirma el pediatra.
IDEAS PARA REEMPLAZAR LOS DULCES

Pensando en que la dosis de dulces recomendada por los expertos no debería superar los seis caramelos por día, el Dr. Vargas comparte varias ideas para que los padres puedan reemplazar los clásicos dulces:

  • Hacer mini brochetas de frutas
  • Bolsitas pequeñas de frutos secos
  • Bolsitas pequeñas de pasas o arándanos
  • Bolsitas con cocadas hechas en casa (coco-plátano-avena)
  • Entregar caramelos dietéticos y gomitas en base de gelatina
  • Queque bajo en azúcar

Para finalizar, el especialista de Tabancura enfatiza que “es importante tener presente que comer una gran cantidad de caramelos puede provocar daños en el corto y largo plazo, tanto en la dentadura transitoria o definitiva del menor, así como desencadenar problemas de peso y resistencia a la insulina, entre otros. La principal recomendación es promover una alimentación saludable y balanceada, y no transformar el consumo de dulces en un hábito”.

Share Button