image Reserva tu hora en línea image Unidad de Rescate (solo en Región Metropolitana): 2 2728 5000 image Mesa Central: 2 2395 4000

Hiperhidrosis, todo tiene solución

  • 40% de los casos se originan por causas hereditarias, provocando tanto molestias físicas, como emocionales.

La sudoración ayuda al cuerpo a permanecer fresco y es considerado como un comportamiento natural del organismo cuando se manifiesta frente a temperaturas cálidas, al ejercitarse, o en respuesta a situaciones que hace sentir a las personas nerviosas, enojadas, avergonzadas o con miedo.

Sin embargo, la hiperhidrosis, se identifica por exceso de sudor o transpiración sin causa aparente, es decir, de forma espontánea.  Se observa, sobre todo, en manos, axilas, pies y región púbica, debido a la alta concentración de glándulas sudoríparas en estas zonas.

Tipos de hiperhidrosis

La Dra. Johanna Roa, dermatóloga de Clínica Tabancura, explica que existen tres tipos de hiperhidrosis, asociadas a diferentes ámbitos:

  • Origen: la primaria, es decir, la hiperhidrosis sin causa aparente, suele ser localizada afectando solamente manos, pies o axilas. La secundaria cuando la hiperhidrosis es difusa o comienza después de la edad adulta, debemos pensar en causas secundarias; entre las que podemos mencionar: neoplasias, linfoma, enfermedades de la tiroides, tuberculosis, VIH, enfermedades febriles, alcoholismo crónico, gota y menopausia.
  • Localización: Axilar, palmo plantar, gustativa y generalizada.
  • Extensión:
  • Hiperhidrosis localizada: cuando la hipersudoración abarca una superficie igual o menor a 100 cm2.
  • Hiperhidrosis generalizada: cuando el exceso de sudoración abarca una superficie mayor a 100 cm2 en la piel del paciente.

Si el paciente se presenta con fiebre, pérdida de peso, tos, lesiones de piel, etc., es fácil sospechar que la aparición de hiperhidrosis se relaciona con una enfermedad sistémica y no es un cuadro primario. Una hiperhidrosis que se presenta solamente durante el sueño también sugiere la presencia de una causa secundaria.

Existe Solución

Según la Dra. Roa, existen varios tratamientos para las personas afectadas de hiperhidrosis, pudiendo elegir entre varias opciones que aliviarán los síntomas angustiosos, tales como:

  • Antitranspirantes: Son productos que contienen sales de metal, generalmente sales de aluminio, que obstruyen los poros de las glándulas sudoríparas en la piel. Estos productos solamente funcionan  en casos de hiperhidrosis leve.
  • Medicamentos: Los anticolinérgicos son un grupo de fármacos que actúan por inhibición de los neurotransmisores que estimulan la secreción de sudor por las glándulas sudoríparas.
  • Iontoforesis: Se utiliza para tratar la hiperhidrosis palmar (manos) y la hiperhidrosis plantar (pies). El tratamiento consiste en la obstrucción temporal de las glándulas sudoríparas por una leve carga eléctrica emitida dentro de un contenedor de agua.
  • Toxina botulínica: Se aplica en las regiones que transpiran en exceso, actúa bloqueando las neuronas que estimulan el funcionamiento de las glándulas sudoríparas, provocando una suspensión temporal de la producción de sudor en estos locales.
  • Termólisis por microondas: Se realiza a través de un dispositivo que emite microondas capaces de destruir las glándulas sudoríparas.  El tratamiento se realiza, generalmente, con 2 o 3 sesiones de 30 minutos, con intervalos de 3 meses.

Para determinar el tipo de tratamiento a seguir, según la Dra Roa “lo primero es consultar a un dermatólogo y tener un diagnóstico adecuado, sólo así será posible definir una solución o tratamiento acorde a las características del diagnóstico”, enfatiza.

Share Button