image Reserva tu hora en línea image Unidad de Rescate: 2 2728 5000 image Mesa Central: 2 2395 4000

Lactancia materna… el mejor alimento que podemos darle a nuestros hijos

Al nacer, lo primero que debe succionar el niño, las primeras dos horas de vida, es el pecho de su madre. Esta impronta queda “grabada” en el cerebro del recién nacido, logrando de esta forma un acople correcto y mucho más fácil posteriormente.

El calostro es un líquido espeso y amarillento que aparece después del parto. Es rico en proteínas y aporta una gran cantidad de defensas, algo así como una súper vacuna. Al 3er o 4to día comienza la “bajada” de la leche.

La lactancia aporta múltiples beneficios, tanto para la madre como para el niño

Para la madre facilita recuperar el peso previo al embarazo, disminuye el riesgo de depresión post-parto y de anemia. Al largo plazo disminuye el riesgo de cáncer de mama, de ovario y osteoporosis después de la menopausia.

Para el niño aporta anticuerpos que lo protegen contra infecciones como gripe, asma, infecciones de oído, diarreas, alergias entre otras. Es de fácil digestión y evita el estreñimiento; disminuye el riesgo de obesidad, diabetes e hipertensión en la vida adulta, entre otras enfermedades. Además, la succión al pecho materno favorece la correcta formación de los huesos maxilares, por ende un adecuado lineamiento de los dientes evitando así una mala oclusión dental. Por este motivo no recomendamos dar al niño chupetes de entretención antes de las 3 semanas de vida y si debemos administrar cualquier alimento distinto a la leche materna por indicación del pediatra, se logra a través de jeringas y no mamaderas ni chupetes.

Te invitamos a participar práctico de Lactancia Materna

Botón inscripción

 

Share Button