image Reserva tu hora en línea image Unidad de Rescate (solo en Región Metropolitana): 2 2728 5000 image Mesa Central: 2 2395 4000

Osteoporosis: una enfermedad silenciosa

  • En su día mundial, te contamos sobre esta enfermedad que hace que los huesos estén más delgados, frágiles y con peor resistencia a traumatismos

Año tras año nuestros huesos pierden densidad, disminuyendo su resistencia frente a traumatismos, exceso de carga o debilitamiento de su tejido óseo, por lo que hasta nuestra segunda década de vida se produce constantemente nuevo tejido – denominado remodelado óseo –  y se suple así el debilitamiento.

Sin embargo, a partir de los treinta años el escenario cambia y silenciosamente podemos estar expuestos al avance de una osteoporosis, la que se puede evidenciar recién cuando experimentamos fracturas causadas por acciones tan habituales como una pequeña caída, tropezón o tirón.

Para el Dr. Roberto Wiener, endocrinólogo de Clínica Tabancura, una vez que los huesos se debilitan por dicha enfermedad, aparecen molestias como: dolor de espalda, pérdida de estatura con el transcurso del tiempo, postura encorvada, y fractura de un hueso que se produce mucho más fácilmente de lo previsto.

FACTORES DE RIESGO

Según el Dr. Wiener, hay una serie de factores que influyen directamente en el desarrollo de esta enfermedad, tales como:

  • Anorexia nerviosa
  • Régimen alimenticio bajo en calcio y vitamina D
  • Falta de ejercicio o el estar en cama durante un período de tiempo prolongado
  • Consumo de alcohol y tabaco
  • Uso de corticoides
  • Componente hereditario

La osteoporosis puede ocurrir a cualquier edad tanto en hombres como mujeres, pero es más común entre las mujeres mayores que se encuentran en la etapa previa a la menopausia. Esto se debe porque los estrógenos favorecen la fijación del calcio al hueso. Cuando se pierden o disminuyen en la menopausia, se pasa a un rápido período de descalcificación.

Para mantener los huesos sanos, el endocrinólogo indica tener un régimen alimenticio rico en calcio y vitamina D, como leche baja en grasa, yogurt, queso, jugo de naranja natural, cereales y pan.

“También para prevenir esta enfermedad, se recomienda realizar cualquier tipo de ejercicio como caminar, trotar, subir escaleras, levantar pesas, hacer algún deporte o bailar”, afirma el especialista de Clínica Tabancura.

Share Button