Clínicas, Centros Médicos y Dentales | Redsalud

Parto y alimentación marcan la flora intestinal de cada persona

Nuestra flora intestinal depende de cómo nacemos y de lo qué comemos de bebés, así mismos nuestros hijos, la composición de la microbiota es diferente si el bebé nace:

  • De parto vaginal y es amantado
  • Si nace de parto vaginal y se le alimenta leche de fórmula
  • Si nace por cesárea

La forma en la que nacemos o cómo nos alimentamos durante los primeros años de vida va a determinar las bacterias que van a convivir con nosotros.

Por ejemplo

Los niños nacidos por cesárea: tenían bacterias intestinales menos parecidas a las de sus madres que aquellos nacidos por vía vaginal.

Así también la alimentación, pecho o fórmula, son claves en el microbioma intestinal infantil. El término de la lactancia materna, y la introducción de alimentos sólidos, es el factor principal en el desarrollo de una microbiota similar a la de un adulto

El microbioma o Bacterias instestinales

Las bacterias intestinales son una fuente de nutrientes y vitaminas para un niño durante su crecimiento.

Estos ‘inquilinos intestinales’ son capaces de interactuar con los procesos celulares normales.

Todavía investigadores trabajan en comprender el papel de los microbios intestinales en el metabolismo  (su relación con enfermedades metabólicas), la inmunidad (y enfermedades auto-inmunes) e incluso en el comportamiento.

Bacterias Inquilinas

Una vez que la bacteria se afianza en el intestino de un bebé, estas cambian dependiendo de lo que él come. Por este motivo se cree que el corte de la lactancia materna es un momento clave en el desarrollo del microbioma ya que ciertos tipos de bacterias prosperan en los nutrientes que la leche materna proporciona.

Una vez que ya no están disponibles (pues ya no se amamanta), emergen otras bacterias, que son más comunes en los adultos.

Antibióticos, el principal el enemigo de la flora

Share Button
Clínicas, Centros Médicos y Dentales | Redsalud